Proyecto TIC - CUCC

Educación y TIC

  • ¿Realmente sabes buscar en Google?

    ¿Realmente sabes buscar en Google?

    Tres post encadenados donde te enseñamos trucos para buscar en Google

  • PDI

    PDI

    Tipos de PDI

  • BYOD

    BYOD

    Bring Your Own Device. Adaptándonos a la nueva oleada tecnológica.

  • ¿Se puede inventar la rueda otra vez?

    ¿Se puede inventar la rueda otra vez?

    Actualización de IOS7, "One More Thing"?

  • ¡¡¡¡¡ Porque va lento Mi Ordenador !!!!!

    ¡¡¡¡¡ Porque va lento Mi Ordenador !!!!!

    Consejos de mantenimiento y limpieza de ordenadores

Una pregunta para pensar

Pues eso, reflexiona sobre la siguiente pregunta y danos tu visión.Question_mark_3d

¿La innovación educativa implica una revolución tecnológica, o debería ser la tecnología la que promueva la innovación dentro de la educación?

Ver respuestas

Isaac Pinto

Isaac Pinto

Coordinador TIC y jefe de proyectos de sistemas de información y comunicación. Centro Universitario Cardenal Cisneros.

Categoria: Opinión
Etiquetas: ,
  • David López

    David López (The Developer) comentó:

    Te planteo yo otra… ¿qué fue primero, el huevo o la gallina?

    Si bien el refrán dice que “Dos no se pelean si uno no quiere” yo propongo otro “Dos no avanzan si uno no quiere”, es decir, que si no reman ambas partes en la misma dirección no se conseguirá avanzar.

    O con otras palabras, de nada vale tener los últimos avances en tecnología si no se usan en la educación, y de nada vale innovar en la educación si no existe la tecnología para innovar.

    He dicho.

    Un saludo,
    David.

  • Omar de la Cruz

    omar comentó:

    Yo creo que va por delante la innovación educativa y la tecnología tiene sentido siempre que exista una necesidad educativa.

  • Álvaro Sanz

    Álvaro Sanz El MacGurú comentó:

    Pues me mojaré: nada de gallinas ni huevos ni… claramente será la revolución tecnológica la que moverá al elefantiásico (toma palabro) mundo educativo. Razono: primeramente porque si no sucede así haríamos el ridículo los muchos docentes que en el mundo somos. En segundo lugar, no es la primera vez que una simple tecnología (recordad la imprenta) ayuda al mundo intelectual a desarrollarse. Y tercero: son las herramientas las que se ponen al servicio del ser humano en su creatividad. Nuevos materiales revolucionaron la arquitectura… y el arte, o sea, que no es nada nuevo.
    Por tanto, y en esto sigo a nuestro líder espiritual Steve Jobs, creo que hay un cruce de caminos entre las calle de las artes liberales y la avenida de la tecnología: habitemos allí, pero cada uno desde su función: la herramienta para el hombre… nunca el hombre para la herramienta.
    He dicho.

  • Marga Roura

    Marga Roura comentó:

    Estoy con Alvaro. No pensemos que la tecnología es algo nuevo que ha venido a revolucionar no solo la educación, sino toda la cultura y la sociedad en general. La tecnología acompaña al ser humano desde la misma aparición de este sobre la faz de la tierra. La creación de flechas permitió cazar más y de mejor manera.

    La educación va a acoger los avances tecnológicos porque no es ajena al mundo y además no debe serlo. Cuando entramos en un aula en algunas ocasiones parece que nada ha cambiado desde los ambientes decimonónicos y eso no es conveniente. La educación y las escuelas deben adaptarse a la cultura y las sociedades si de verdad queremos que nuestros alumnos y alumnas se desenvuelvan con autonomía y sean ciudadanos comprometidos y con criterio que sepan participar activamente en la sociedad que les ha tocado vivir, ya que la educación y la vida debe ir de la mano.

    Por otra parte la innovación educativa no es exclusiva de la innovación tecnológica, se hace innovación educativa desarrollando prácticas metodológicas cuya finalidad no es la incorporación de la tecnología en si misma en el aula, por ejemplo, el trabajo colaborativo, la resolución de problemas, el trabajo por proyectos o la investigación en nuevas concepciones como la inteligencia emocional o las inteligencias múltiples.

  • Roberto de la Fuente

    Roberto de la Fuente comentó:

    Estoy de acuerdo con David. El objetivo es que ambas cuestiones vayan dadas de la mano para un enriquecimiento mutuo. El problema es cuando una supera a la otra y/o se rompe esta unión por diversos motivos. Esto crea un “conflicto” que hace que tanto la innovación educativa como la tecnología se alejen y se estanquen en sus respectivas mejoras y no nos aprovechemos de ellas.

  • José María Sanz

    José María Sanz comentó:

    Yo, con perdón, prefiero recurrir, en este caso, a un modelo matemático. Un modelo que se basa en dos de las operaciones básicas: la suma y la resta.

    Como profesor, ¿qué soy capaz de hacer en este año 2013 sin tecnologías? Como profesor en este año 2013, ¿qué soy capaz de hacer con tecnologías?

    Hagamos la cuenta. Averiguemos qué somos capaces de hacer, identifiquemos esas cosas que ahora podemos aportar al proyecto de nuestro centro con el uso de las TIC.

    No me vale cambiar con la tiza blanca sobre una pizarra verde por un puntero sobre una superficie blanca.
    ¿De verdad que estamos siendo capaces de modificar nuestros “hábitos pedagógicos”? Cuando programamos, además de poner vídeos de youtube, pensamos en dejar espacio para que ellos aprendan en un mundo en el que se mueven como peces en el agua?

    Por cierto, ¿estamos dispuestos a aprender de ellos, y que ellos lo vean?

  • Pingback/Trackback

    Artefactos digitales

  • Benjamín Castro comentó:

    En primer lugar, felicitaros por la iniciativa del blog, seguramente vamos a encontrar muchas cosas interesantes que nos podrán ayudar en el día a día.

    Puesto que vamos de dicho, de huevos y gallinas, yo me uno a aquello (un poco cambiado) de “ni tanto monta, ni monta tanto”. Ambas cosas son independientes, pero también pueden ir unidas. No son indispensables, pero dependiendo de la innovación no pueden prescindir la una de la otra.

    No podemos obviar que la sociedad avanza y, hoy por hoy, las TIC tienen una presencia muy importante dentro de nuestras aulas, de nuestros centros y de nuestras vidas, por ello estamos en la sociedad del conocimiento, y la escuela no puede ir fuera de ese avance social. Pero para hablar de innovación educativa no es necesario usar nuevas tecnologías, como dice Marga, hay otras formas de innovar y, además, tal y como están hoy los presupuestos, los recursos, etc., no podemos depender de ellas. Pero tampoco de otras herramientas, porque son recursos, no el recurso. Son apoyos que nos favorecen a hacer clases más amenas, a desarrollar aprendizajes más significativos, a desarrollar el principio pedagógico lúdico, a desarrollar la percepción audiovisual, a favorecer el desarrollo en niños con unas necesidades específicas a través de recursos digitales y, sobretodo nos ayudan a mejorar, en parte, nuestras metodologías.

    Al final… la innovación depende de cada profesor, de los alumnos, de cada persona… como dice Carbonell (2001), en su libro “La aventura de innovar”, la innovación viene desde abajo, desde las ganas de cada uno de mejorar, avanzar, cambiar,…

    Un saludo.

  • Manuel Iborra comentó:

    Pues yo, en principio, soy muy partidario de todo lo dicho hasta aquí, pero si tengo que elegir, me quedo con lo último que dice Benjamín Castro sobre el punto de origen de la innovación. Estoy totalmente de acuerdo que ésta tiene que venir desde abajo. Y eso se ve en educación muy claramente: hay docentes – corrijo, muchos docentes – que sistemáticamente se niegan a hacer uso de cualquier innovación que tenga el olor a sulfuro de la tecnología.
    Por tanto, y siguiendo con los huevos y las gallinas, ¿qué más da qué fuese primero si hay tanto profesor que le tiene aversión al caldo de pollo? A lo mejor habría que empezar por desmontar ciertos mitos decimonónicos que nos tienen anclados a un sistema ya de por sí un tanto casposo para darnos cuenta de que la innovación es buena si es útil.

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Pinterest