Proyecto TIC - CUCC

Educación y TIC

  • ¿Realmente sabes buscar en Google?

    ¿Realmente sabes buscar en Google?

    Tres post encadenados donde te enseñamos trucos para buscar en Google

  • PDI

    PDI

    Tipos de PDI

  • BYOD

    BYOD

    Bring Your Own Device. Adaptándonos a la nueva oleada tecnológica.

  • ¿Se puede inventar la rueda otra vez?

    ¿Se puede inventar la rueda otra vez?

    Actualización de IOS7, "One More Thing"?

  • ¡¡¡¡¡ Porque va lento Mi Ordenador !!!!!

    ¡¡¡¡¡ Porque va lento Mi Ordenador !!!!!

    Consejos de mantenimiento y limpieza de ordenadores

¿Dónde está la verdad?

verdad
¡La verdad! Y qué es la verdad…

La verdad me la han contado. Lo he oído en la radio y luego, en el bar, Juanito me ha dicho que sí, que van a bajar los impuestos. Así que eso debe ser verdad. Eso es verdad.

Por la tarde he llegado a casa y le he quitado la tableta al crío, y me he entretenido en ver los digitales. ¿Ves? Mari!! Mira que te dije que era verdad. ¿Ves como lo pone aquí?

Y ya está. Así de simple es el camino a la verdad: me lo han dicho, lo he oído, lo he encontrado.

Tras este ejemplo, yo diría que típico y común, me gustaría provocar en ti, lector, una reflexión bien importante: ¿estamos enseñando a nuestros alumnos a ser críticos con la abrumadora cantidad de información que cae cada día en nuestras manos? ¿Les estamos enseñando a preguntarse y a cuestionar, o a absorber lo primero que sale en la tableta?

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • RSS

¿Dónde está mi escritorio?

logo_evento

Ya voy teniendo experiencia sobre el clowd computing. Dropbox, Owncloud, Onedrive, GoogleDrive, iCloud… además de todas las aplicaciones imaginables para dispositivos móviles. Hay un universo de opciones que rondan nuestros dispositivos y cada uno tiene su aquel. Utilizo Dropbox para mis cosas personales; Owncloud para el trabajo, GoogleDrive para compartir con otros, iCloud para hacer experimentos… hasta hace unos días.

Y es que tenía pendiente completar un proceso de análisis y reflexión sobre dónde está mi escritorio, sobre dónde tiene que estar mi área de trabajo. Porque hasta ahora mi área de trabajo se componía de todas esas nubes que he citado, a lo que hay que sumar el escritorio del iMac de casa, el del iMac del trabajo, el del portátil, el del iPad y la pantalla del móvil. ¡ESTO ES UN JALEO!

Puede parecer sofisticación, puede parecer postureo, puede parecer indecisión… puede parecer cualquier cosa, pero lo cierto es que llega un momento en el que hay que tomar una decisión. Y yo la he tomado. La decisión ha sido comprar una licencia de Office 365. ¿Qué quiero conseguir con esto? Pues una cosa bien importante: descomplicar mi madeja digital. Simplificar las cosas, quedarme a una carta. No tener que hacer cosas confundiéndome de nube. Creo que las cosas ya son suficientemente complicadas en la vida como para andar jugando a todos los juegos. Aun así, conservo todas mis nubes con cosas de poca importancia porque tampoco las quiero perder.

Toda esta aventura que he hecho en los últimos días me lleva a profundizar en mi reflexión inicial. ¿Dónde está mi escritorio? ¿Dónde tiene que estar? Inicialmente respondería que está en mi portátil, que es quien viene conmigo a todas partes. Pero claro, el móvil y el iPad también vienen… pero utilizar el portátil no resuelve el gran problema: la sincronización. Porque luego quiero llegar a casa o al trabajo y encontrar la última versión de todo.

He visto una respuesta clara: mi escritorio tiene que estar en el sitio en el que me quiera poner a trabajar, a escribir, a leer, a ver fotos, o simplemente a monear. He pensado que tenerlo fácil será bueno para mi.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • RSS

¿Dónde está mi foto?

gartner

Claro, que si es una moda, que si es una simple tendencia que se pasará en seis meses cuando otro visionario presente otra propuesta… vaya Ud. a saber! Lo cierto es que aquellos que nos dicen lo que tenemos que hacer, y que de paso nos venden sus increíbles gadgets, están apuntando como no habían hecho nunca hacia un mismo sitio: hacia la nube.

El cloud computing. El cloud computing pasa por ser un nuevo modelo de negocio abierto al desconocimiento de los usuarios. No hay que saber nada. Solo hay que comprarse un Lenovo con Windows 8 y lo único que te pide es tu correo electrónico. De pronto, todo tu universo se te presenta preciosamente ordenado en la pantalla. Basta con no saber mucho. Preguntas como ¿dónde están mis datos?  o ¿cómo sabe el Sr. Lenovo tanto de mí? no tienen sitio ante la fascinación que produce la facilidad de uso.

El ordenador ha tomado mi imagen sin yo saberlo, y basta con que me ponga delante para que el portátil me reconozca y se active… y esa foto no está en el ordenador. ¿Dónde está mi foto?

Es decir, el cloud computing no es donde vamos, es donde estamos, aunque no sepamos dónde estamos ni quién nos mira. Pero lo estamos aceptando, suponiendo que total, yo no soy nadie, a mí qué más me da… Parece que esto no rivaliza con el nuevo paradigma que hace que la libertad personal haya dejado su sitio a la seguridad colectiva. No sé.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • RSS

¿Qué me tengo que preguntar?

niñosUn colegio. Un colegio es un sitio lleno de niños y jóvenes en el que se pasan sentados seis o siete horas al día en una silla rígida y una pequeña mesa junto a otros treinta chavales. De vez en cuando viene otro profesor a hacer lo mismo que ha hecho el anterior, esta vez con la excusa de las Matemáticas, por ejemplo. Pasan las horas. El chaval sigue sentado en clase.

Yo me pregunto si lo que les decimos los profesores les interesa algo. Si la respuesta es negativa -y me temo que la respuesta es negativa- entonces, por sentido común, deberíamos hacernos unas cuantas preguntas.

No perdamos de vista que el profesor de 6º de Primaria tenía 30 años cuando comenzó en esto de la docencia, y los chavales de la clase apenas tenían 11. Hoy, el profesor tiene cerca de 60 años… y los chavales siguen teniendo 11. Y el comentario ya es un clásico: los chicos suben a 6º cada vez más infantiles; antes tardaba en explicarles una hora lo que ahora les explico en tres; cada vez se portan peor; está todo el día pensando en su móvil…

Bueno, pues ante esto, que es una realidad, creo que el profesor debería preguntarse: ¿qué brecha he dejado que se abra entre mis alumnos y yo? ¿La tecnológica, la social, la cultural? ¿Por qué he dejado de entenderles? ¿Por qué no me entienden? ¿Por qué no tengo un blog?

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • RSS